Matanzas

Matanzas es una ciudad encantadora, donde convergen los paisajes marítimos, fluviales y la rumba.

Que ver en Matanzas

Dos ríos muy queridos por los poetas, enamorados y bohemios, la dividen y desembocan en la hermosa bahía, el San Juan y el Yumurí. Moverse dentro de la ciudad implica cruzarlos varias veces, hecho que los matanceros disfrutan desde hace más de 100 años. Sus puentes y sus ríos, hacen de Matanzas la Ciudad de los Puentes y la Venecia de América.

También si eres amante de las edificaciones viejas tienes una oportunidad singular. Aquí encuentras edificios antiguos, unos conservados y otros deteriorados o en ruinas.

Lo mismo te sucederá con los carros. Hay para ver de todas las épocas, pero sobre todo te toparás con muchos coches viejos de la primera mitad del siglo XX. Será como visitar el museo del automóvil ”sin pagar un kilo”. Claro, en ocasiones te costará identificar la marca y el modelo, porque los cubanos son muy creativos y para arreglarlos recurren a cualquier invento.

La arquitectura del centro de la ciudad es de estilos variados: neoclásico, ecléctico, art nouveau, art decó… incluso podrás alojarte en alguna de estas casas particulares, muchas de ellas convertidos en confortables hostales como el Hostal Azul, la Villa Soñada o la Casa de Raiza.

Si vienes a Cuba a entremezclarte con la gente, en Matanzas tienes una oportunidad tranquila y segura de hacerlo. Hasta podrás tomar cuántas fotos quieras e incluso pedirle ayuda a algún matancero si no desea un “selfie”. La calle Medio es un verdadero hervidero de gente, mercados, tiendas, cafeterías y cuanto negocio nuevo por cuenta propia se le ocurre al cubano.

No podrás perderte el Parque de la Libertad. Muy concurrido a todas horas, no solo por la reciente instalación de la Wifi, sino también por ser escenario de festejos, conciertos, desfiles.

Una vez allí hallarás el encanto del palacio de Gobierno; el Hotel Velasco; la Sala de Conciertos José White provista además de un servicio gastronómico donde refrescar del calor. Pero sin dudas lo que más llamará tu atención es el famoso Museo Farmacéutico otrora Botica Francesa Ernesto Triolet, que guarda en sus entrañas historia y belleza.

Justo en el frente del Museo podrás tomar la guagua (como dicen los cubanos al bus) de la ruta 12, por tan solo 0,05 euros aproximadamente y llegar ya sea a la Ermita de Monserrate donde se observa de un lado el hermoso Valle del Yumurí y del otro, la ciudad con su hermosa bahía; o a las Cuevas de Bellamar, un sistema cavernario, cuyas galerías y pasadizos tuvieron su origen hace más de 300 mil años. Es válido aclarar que esta guagua en algunos horarios lleva más personas que el metro de Madrid.

En ambos lugares puedes almorzar o cenar, pero sino fuiste en taxi, mejor que no te sorprenda la noche en las Cuevas, pues están un poco alejada de la ciudad, y el autobús no pasa de noche. De la Ermita, si eres de los que te gusta caminar puedes bajar a pie en cualquier horario, pues como dicen en Cuba, “pa’ bajo todos los santos ayudan”.

Matanzas también es rica culturalmente hablando. Cuando cae la tarde no es difícil encontrar a los habitantes de las alturas de Simpson sentados en las aceras conversando o bailando alguna rumba tocada por ellos mismos. No es de extrañar que en este mismo escenario nació hacia 1879 el Baile Nacional de Cuba, el Danzón.

Hoy las rumbas pueden ser disfrutadas en el parque de la Marina muy cerca del centro; los sábados por la tarde actúan los Muñequitos de Matanzas, agrupación que defiende el género incluso a nivel internacional y en la noche puedes acercarte al rumbón del parque La Rueda detrás de la Catedral.  

Matanzas, enclavada muy cerca de la capital del país y del famoso balneario de Varadero, bien merece la visita. Aquí se respira el típico ambiente cubano alejado de bullicios y donde la vida es muy familiar.

 

El Arte en Matanzas

Uno de los mejores lugares para disfrutar de las artes en Cuba es en la ciudad de Matanzas, urbe de encanto, placer y pasión, fundada en 1693 y conocida como Atenas de Cuba dado su desarrollo cultural y literario.

A partir de 1813 inicia el siglo de oro de Matanzas gracias al aporte de figuras como el músico y violinista José White, los poetas José Jacinto Milanés y Bonifacio Byrne, El Rey del Mambo Dámaso Pérez  Prado y la mundialmente conocida poetisa y escritora, Carilda Oliver Labra, entre otros intelectuales matanceros que aportaron su granito de arena para hacer de esta una ciudad cuyo esplendor puede compararse con la gloria ateniense.

Los amantes del arte dramático, la danza o cualquier otra manifestación encontraran en Matanzas distinguidos teatros cuyas paredes narran historias.

El majestuoso Teatro Sauto de  estilo neoclásico, caracterizado por una magnifica acústica, es uno de ellos. Ubicado en la calle Magdalena entre Milanés y Medio en la Plaza de la Vigía, Matanzas, entrar a su interior es como viajar en el tiempo. Las musas de las artes dibujadas en el techo y sus balcones de madera con un diseño majestuoso, invitan al visitante a recordar épocas memorables. Aunque se encuentra en restauración pronto sus luces y funciones serán noticia otra vez.

El Teatro Velasco, el más moderno de los teatros matanceros cuya construcción fue terminada el 14 de septiembre de 1916, ubicada en el parque de La Libertad  abre en  las noches sabatinas  para el disfrute de  monólogos de humoristas de todo el país. Después del espectáculo podrán disfrutar de actividades recreativas, otra ventaja de una ciudad plagada de vida.

Los teatros Papalote, el Mirón Cubano y Pepe Camejo a escasas cuadras del centro, brindan una variada cartelera para el disfrute de los más pequeños con títeres, payasos y muchas otras ofertas llenas de fantasía que harán que los niños exploten su imaginación al máximo.

Fuera de los teatros se podrá disfrutar del placer de una buena pintura o de la suave y cálida melodía de una canción en los lugares menos esperados porque así es Matanzas de misteriosa y sorprendente, y cada artista que en ella habita solo busca una cosa, compartir su arte con aquellos que más lo valoran y lo necesitan.

Es por eso que no deben sorprenderse de encontrar estatuas vivientes a lo largo de la Calle del Medio o de encontrar una orquesta tocando en los parques o tal vez disfrutar de la sinfónica de Matanzas en el Parque de la Libertad. Quizás te topes con espectáculos danzarios de todos los bailes españoles y cubanos representados por niños y adultos con un estilo que merecen respeto y admiración.

Aquí todo es posible en materia cultural. No lo pienses más y visítanos, déjanos compartir contigo este maravilloso mundo que poseemos; permítete vivir de una nueva aventura en la ciudad de Matanzas, nuestra querida e idolatrada La Atenas de Cuba.

Alojamiento en Matanzas

Alojarse en Matanzas, no es ningún problema. Por eso te invito a que armes tu mochila y llegues hasta esta maravillosa ciudad; donde el mar y el sol se juntan para crear un paisaje que nunca olvidarás. Variados son los alquileres de casa y habitaciones que te propongo a 32 kilómetros de Varadero.

Distribuidas por toda la ciudad, encuentras casas particulares donde se le alquilan habitaciones a los turistas. Estas viviendas están señalizadas por una pegatina que es una casa azul o con grandes carteles que te dicen “Rent Room”, “Hostal” o “Renta de habitaciones”, seguidos por el nombre que le dé su dueño. En algunas puedes disfrutar de la extraordinaria vista a la bahía y en otras del centro citadino.

En el hostal particular Villa Costa Azul, cada mañana llega con la brisa y  el olor salado del mar. Está ubicado en el barrio residencial Playa, a pocos metros de la gasolinera de Bellamar y frente al restaurante El Bukán. Aquí puedes alquilar hasta dos habitaciones independientes. Cada una cuenta con una cama doble, agua fría/caliente, aire acondicionado, refrigerador y una hermosa terraza con vista al mar y un jardín amplio donde disfrutar del sol y el sonido de las olas. Además, puede solicitar desayuno, almuerzo y cena, si lo desea. La habitación diaria por menos de €30 y las comidas desde los €4 y hasta los €12 aproximadamente.

Otra muy buena opción de alojamiento en Matanzas es el hostal particular de Raisa Mi casita del Medio. Una vivienda colonial, con poco más de 100 años de construida y totalmente dotada de confort y amplios espacios.

Ubicada en la céntrica calle del Medio, te permitirá el acceso a pie a los lugares más interesantes de la urbe como el Parque de la Libertad, la Plaza de la Vigía o la famosa Botica Francesa, a solo 3 cuadras. Es especial para hospedarse con niños porque la familia les adora y ha creado condiciones para su seguridad. Ellos hablan además del español nativo, el inglés y el portugués. Cuentan con dos habitaciones grandes climatizadas y baños privados, además ofrecen desayuno a €4 y almuerzo y cena entre los €8 y €10 aproximadamente. ¡Y lo más impresionante!… tendrás el placer de sentarte en muebles de madera de la primera mitad del siglo XX, como si estuvieras viviendo en esos años.  Y podrás comer en una vajilla que ha estado por generaciones en la familia, ¡de lujo!

Hacia el centro de la ciudad, justo al frente del Parque de la Libertad por la calle Contreras y al lado de la Sala de Concierto José White, está el hotel Encanto Velasco; construcción del siglo XIX que distingue por su belleza. Las habitaciones tienen una capacidad para dos personas y su precio por noche es de €100 aproximadamente. Incluye además la reservación, desayuno y una hora de internet.

Un tanto alejado del centro de la ciudad, pero a menos de 100 metros de Tropicana Varadero está el Hotel Canimao. Visitar este lugar, es recordar los indios que habitaron estas tierras. Desde su nombre aborigen, hasta las esculturas de indias distribuidas por todo el hotel, te dan la sensación de habitar entre estas tribus que vivieron hace miles de años en Matanzas. Desde el hotel, la vista hacia el río Canímar es impresionante. Pero mejor aún, es bañarse en este río de aguas deliciosas y transparentes, donde su dulzor se mezcla con la sal de la bahía. Alquilar una habitación aquí es bastante económico: la de dos personas está sobre los €37 y  para tres personas €54 aproximadamente. En ambos casos, incluye desayuno. El Canimao, también brinda servicio de restaurante, pero no como parte de la reservación.

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta