48 horas en Dubrovnik

Aunque nos parezca que nunca hemos oído hablar de Dubrovnik, es más que probable que si viéramos una foto la reconociéramos al instante, pues a día de hoy es una de las ciudades amuralladas más turísticas del mundo y de las más importantes de Croacia. Parte de ese éxito se debe además de a su medieval belleza, a que es uno de los puntos claves en los rodajes de la serie Juego de Tronos.

Dubrovnik no es una ciudad grande aunque se extienda por muchos kilómetros, pues su casco histórico que contiene casi todo lo que hay que visitar, es bastante reducido y por lo tanto fácil de manejar para una visita rápida de dos días.

El mejor alojamiento que puedes encontrar son los apartamentos que hay dentro de la misma ciudad y que además de ser bastante asequibles, nos permitirán prescindir del uso de autobuses durante estos dos días y nos darán más tiempo para explorar la ciudad. Así que una vez instalados, es hora de ponerse en marcha.

Primer día en Dubrovnik

leyenda

 

Podría decirse de Dubrovnik que está separada en dos niveles: ras del suelo y murallas. Ambos niveles son de visita obligada, pero puesto que las murallas se llenan por las mañanas (salvo que se visiten muy temprano) la mejor opción para empezar nuestra ruta por la ciudad es a ras del suelo, más concretamente en la Puerta de Pile (Punto A en el mapa).

pile gate

La Puerta de Pile (Pile Gate), coronada por San Blas el patrón de la ciudad, da entrada a la ciudad por el oeste. Antes de entrar a la ciudad hay un mirador desde donde se puede observar una pequeña bahía flanqueada por la Torre Bokar (a la izquierda) y la Fortaleza de San Lorenzo o Lovrjenac (a la derecha).

Atravesando la Puerta de Pile, nos encontramos directamente en la calle principal de Dubrovnik, más conocida como Stradun o Placa (Punto B en el mapa). Pegada a las murallas está la famosa Fuente de Onofrio (Punto C en el mapa) con sus 16 caños y que data del siglo XV.

 

Stradun
Calle Stradun

 

Continuando por la calle Stradun vamos dejando a nuestra derecha el barrio más típico y antiguo de Dubrovnik, cuyas calles ascienden por la ladera de la montaña y están llenas de apartamentos para los turistas y de tiendas de souvenirs a mejor precio que en la calle principal. Al fondo de la calle principal se encuentra la Plaza Luza (Punto D en el mapa), donde se alzan la impresionante Torre del Reloj, el Palacio Sponza y la Iglesia de San Blas, delante de la cual encontramos la Columna de Orlando.

Atravesando el arco que hay junto al reloj, callejearemos por las hermosas calles de la ciudad, pasando por delante de escalinatas de piedra y del Monasterio Dominico (Punto E en el mapa) hasta llegar a la Puerta de Ploča (Punto F en el mapa). Saliendo por ella veremos a nuestra derecha el puerto de la ciudad y caminando unos minutos llegaremos a la Playa de Banje (Punto G en el mapa),  con unas privilegiadas vistas del puerto y de la Isla de Lokrum.

Hora de comer

Justo en la playa hay un chiringuito muy agradable llamado Restaurante Eastwest donde podemos comer algo. El precio puede ser algo elevado, pero por desgracia esto es muy común en Dubrovnik.

Si preferimos buscar otro sitio donde comer, podemos regresar a las murallas y buscar dentro algún restaurante italiano o de comida rápida, incluso si preferimos marisco, la zona del puerto es especialmente buena para encontrar restaurantes de este tipo, aunque serán igualmente caros. Otra opción recomendable es el Restaurante LAJK cerca del Monasterio Dominico, con comida sencilla pero deliciosa.

Por la tarde en Dubrovnik

Regresaremos de nuevo a la Plaza Luza, mirando hacia la Torre del Reloj, tomaremos la calle que hay a la izquierda llamada Pred Dvorom. A la izquierda encontraremos el Palacio del Rector (Punto H en el mapa) y al fondo la Catedral de la Asunción (Punto I en el mapa). Cerca de aquí encontramos el Fuerte de San Juan (Punto J en el mapa), el cual nos servirá como uno de los tres accesos que hay para comenzar nuestra visita a las murallas.

 

Fuerte de San Juan
Fuerte de San Juan

 

Comenzando por el Fuerte de San Juan, elegiremos el sentido contrario a las agujas del reloj y bordearemos la ciudad visitando los siguientes puntos (Siguiendo la linea verde del mapa):
• Torre de San Lucas
Fuerte Revelin
 (Punto N en el mapa)
• Puerta de Ploče
• Puerta de Buža
Fortaleza Minčeta (Punto K en el mapa): Desde este punto si subes a la torre podrás fotografiar los famosos tejados rojos de Dubrovnik.
• Puerta de Pile: Si os veis con ganas y con tiempo, se puede hacer una parada aquí y visitar la Fortaleza Lovrjenac, pues la entrada a la fortaleza está incluida en el precio de la entrada a las Murallas. Pero si estáis muy cansados de tanto caminar y subir escaleras se puede terminar el recorrido en este acceso a la muralla, aunque si os atrevéis a continuar os encontraréis con una agradable sorpresa, los Buza Bar.
Fortaleza Bokar
 (Punto L en el mapa)
Buža Bar (Punto M en el mapa): Desde la misma muralla se accede a este peculiar bar situado fuera de los muros de la ciudad. Los Buža Bar son enclaves espectaculares para relajarte tomando unas cervezas o refrescos. Incluso puedes llevar tú la bebida. Lo que no se vende aquí es comida y ten cuidado con el viento que hay fuertes ráfagas que hacen volar hasta los vasos con bebidas.

 

Murallas Dubrovnik
Murallas de Dubrovnik

 

Podemos abandonar la muralla de nuevo en el Fuerte de San Juan y dirigirnos hacia el centro de la ciudad, para por ejemplo cenar en el Restaurante Dalmatino Konoba y probar su pasta con langosta, su arroz negro o los calamares de la zona para cenar y coger fuerzas para nuestro segundo día en Dubrovnik.

Segundo día en Dubrovnik

leyenda

Que mejor forma de empezar el día que tomar un delicioso desayuno a base de crêpes, por ejemplo en la Cafetería Dolce Vita (Punto A en el mapa), justo en una de las calles que suben hacia la montaña, llamada calle Naljeskoviceva (Punto B en el mapa).

Probablemente con un solo día ya has acabado saturado de tantísima gente por todos lados y puesto que la ciudad no tiene mucho más que ver, lo que se puede hacer es escapar del gentío visitando la Isla de Lokrum. Para ello bajaremos hasta el puerto viejo (Punto C en el mapa)y cogeremos un ferry que nos lleva a la isla o un barco-taxi. Está tan solo a 10 minutos de la ciudad y es un trayecto muy agradable. El viaje, sumada a la tasa turística de la Isla, cuestan 80 kunas por persona (unos 10€).

 

Isla de Lokrum
Isla de Lokrum

 

Una vez en la Isla de Lokrum, nos daremos cuenta que parece como si hubiéramos viajado a otro mundo. No hay coches, carreteras ni casas, solo pinares y cipreses, además de pavos reales en libertad. Esta isla, famosa porque Ricardo Corazón de León se refugió en ella, nos permitirá visitar las ruinas del antiguo Monasterio Benedictino del S. XI, aunque si lo que preferimos es darnos un baño, encontraremos varias zonas adaptadas para ello, aunque no debemos esperar playas, sino más bien escaleras que nos permiten bajar a las cristalinas aguas. En la isla de Lokrum no encontraremos ningún sitio para comer, así que la comida tendrá que esperar a la vuelta a Dubrovnik.

Tarde en Dubrovnik

Por la tarde y puesto que ya conocemos la ciudad, podemos aprovechar para hacer algunas compras. En la calle principal Stradun podemos encontrar varias tiendas, aunque lo mejor es callejear hacia la montaña. Por ejemplo en la calle Boskoviceva (Punto E en el mapa), encontraremos la tienda Dubrovnik City shop (Punto F en el mapa), donde además de un montón de souvenirs, encontraremos una réplica del trono de hierro.

Subiendo por esa misma calle, saldremos de la ciudad por la Puerta de Buža y enseguida veremos los carteles que nos indican el lugar donde podemos tomar el teleférico (Punto G en el mapa) que nos subirá a un mirador en lo alto de la montaña, desde donde hay unas impresionantes vistas tanto de la ciudad de Dubrovnik como del mar Adriático. El precio por adulto y viaje son apróximadamente de unas 60 Kunas (7€).

 

Teleferico Dubrovnik
Teleferico Dubrovnik

 

El mirador es un buen lugar para ver ponerse el sol y además, al regresar a abajo nos encontraremos al lado de la Pizzería Tabasco (Punto H en el mapa), el mejor lugar para tomar pizzas de Dubrovnik. Las pizzas de este restaurante son enormes y además están muy bien de precio, por lo que es un buen lugar para despedirnos de Dubrovnik… ¿O quizás no? ¿Todavía te quedan fuerzas para una última cervecita en uno de los bares de la muralla? De noche son impresionantes, pues no se ve absolutamente nada, solo se escucha el rumor de las olas y el batir del mar. Desde luego para mí, es mi lugar secreto favorito de Dubrovnik ¿cuál será el tuyo?

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta