Mikonos

Playas maravillosas, casas bajas enteramente pintadas de blanco, fiestas, vida nocturna… todo esto y mucho más es Mykonos. Sin duda la más famosa y turística de las Cícladas, Mykonos es el destino perfecto si te gustan la diversión y la marcha, pero también si lo que
buscas es relajarte en playas paradisiacas, con arena dorada y aguas cristalinas.

Hay playas para todos los gustos: desde las más amplias y turísticas, como Elia, Psarou o Super Paradise, donde no te resultará nada difícil coincidir con alguna celebrity internacional, hasta playas más “salvajes”, ideales para practicar deportes acuáticos y disfrutar de la naturaleza (Aghios Sostis, Fokos, Aghios Stefanos). Una de éstas es Ftelia: se encuentra en la zona norte de la isla y la podrás alcanzar en coche o en moto. Cada vez que voy a Mykonos, así como a otras islas griegas, me encanta alquilar un scooter: te da mucha libertad y puedes alcanzar sin dificultad cada rincón de la isla. Y te lo puedo asegurar…cada rincón merece la pena. Ftelia es el paraíso de los surferos por los vientos que soplan, pero no son molestos y merece la pena pasar por allí, aunque sea para dar un paseo.

Aunque no seas el más fiestero, no te puedes perder un aperitivo en la playa, enfrente del mar y de las inigualables puestas de sol de la isla. Para esto, te recomiendo Kalua Beach, cuyos garitos ofrecen música y cócteles deliciosos. Si te apetece seguir de fiesta, podrás encontrar las mejores discotecas en las playas Paradise y Super Paradise. La más grande de la isla, Space Nightclub, en cambio, se encuentra en el centro de la ciudad. Allá donde vayas podrás bailar hasta el amanecer gracias a los más famosos DJs del panorama internacional que pinchan allí con frecuencia. Es precisamente por su ambiente y por su animada vida nocturna que Mykonos es considerada “la Ibiza de Grecia”.

Sin embargo, si te apetecen planes más tranquilos, ¡no desesperes! Mykonos es una caja de sorpresas para todos los gustos. ¿Sabías que hay una pequeña Venecia en Mykonos? El pintoresco barrio “Little Venice”, cuyas tradicionales casas recuerdan las de Venecia y parecen flotar en el Egeo, será el mejor lugar para una cena tranquila y romántica. Desde aquí, podrás disfrutar de unas vistas preciosas de la ciudad. Si lo que te gusta es la tranquilidad, en vez de quedarte en Chora, el verdadero corazón de Mykonos, donde los restaurantes suelen ser bastante caros y concurridos, también te recomiendo Ano Mera. Se trata de un pueblecito muy bonito de típicas casas blancas que cuenta con un monasterio y una plaza principal llena de tabernas y pequeños restaurantes para tomar algo a precios muy asequibles.

También podrías organizar una excursión al faro de Mykonos para tu pareja…¡le va a encantar! El panorama que podréis disfrutar desde allí es maravilloso, así como la paz y la tranquilidad que se respiran. Podrás reconocer alguna otra isla de las Cícladas a lo lejos y relajarte ante unas vistas de ensueño. Desde allí, también podrás distinguir los famosos molinos de viento de Mykonos que se encuentran en Chora. Si tienes la ocasión de visitar más islas de las Cícladas podrás notar como este tipo de molinos se puede encontrar en cada una de ellas. En Mykonos, se usaban aprovechando la fuerza del viento que allí sopla, para moler cereales.

Costa de Mikonos
Costa de Mikonos

Sin duda las numerosas discotecas podrán ofrecerte diversión para bien entrada la noche, pero si quieres una alternativa más tranquila, te recomiendo los cines de verano de la isla. La verdad es que es precioso disfrutar de una buena película bajo las estrellas. Además, después, podrías aprovechar para dar una vueltecita por la ciudad y…si tienes suerte, podrías conocer al habitante más famoso de Mykonos. ¿Cómo que quién es? ¡Es un pelícano! En 1954, tras una tormenta, los habitantes de la isla salvaron a un pelícano, Petros, que se instaló entre las casitas blancas y las callejuelas de la isla, llegando a ser su verdadera mascota, conocida a nivel internacional. Cuando, 30 años después, Petros murió, la isla adoptó otro pelícano que sigue siendo muy querido por los isleños y los turistas.

Una de las experiencias que más me gustó durante mi estancia en Mykonos fue una excursión que realicé a la cercana isla de Delos. Estoy segura de que esta isla, tan pequeña como importante, por ser considerada desde la antigüedad la cuna de Apolo, dios del sol, te dejará sin palabras. La mejor forma para llegar es coger un barco desde el Puerto Antiguo de Mykonos. El viaje suele durar unos 20 minutos y podrás comprar los billetes directamente en el puerto (Delos Tours). Llegarás a un pequeño mundo rebosante de tradición y encanto que, tras miles de años, sigue manteniendo intacta su verdadera esencia. Te aconsejo que aproveches de las visitas guiadas del sitio arqueológico, que podrás reservar online incluso antes de tu viaje (suelen costar entre 15 y 40 euros aproximadamente).

Cada isla, cada rincón, cada playa, cada ciudad, cada costumbre, cada tradición de Grecia es un mundo por descubrir. Te aconsejo que, sean cuales sean tus gustos, te dejes cautivar por este país y por Mykonos que, sin duda, sabrá recompensarte.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta