Milán

Italia es sin duda un país lleno de sorpresas y de detalles interesantes para descubir. Sus ciudades se consideran entre las más pintorescas de Europa. Pero, a la hora de elegir cuales visitar y que hacer en ellas, es normal quedarse ligeramente confundidos: hay tantas, y en cada una de ellas tanta cantidad de cosas, que parece imposible ingeniar un plan.

No temas: aquí te vamos a echar una mano.

¿Te gusta la historia, pero a la vez no le dices que no a un paseo por las calles más estilosas del mundo?

¿Te apetece ver obras de arte, y al mismo tiempo tienes ganas de asistir a eventos de fama mundial?

¡Milán es definitivamente la ciudad para tí!

Milán (en italiano “Milano”) es universalmente conocida como “capital de la moda”, debido a los numerosos desfiles y eventos que todos los años atraen millones de turistas a esta bonita ciudad. Se situa en el norte de Italia, y es la capital de la región Lombardia; su clima particular hace que esta joya italiana sea extremadamente fría en invierno (cuidado, ¡muchas veces vas a encontrar nieve!) y muy calurosa en verano, pero no te asustes: seguramente vale la pena soportar dichas molestias, ya que ahí se encuentran algunas maravillas tanto de arte e historia como del mundo VIP.

Uno de los elementos más característicos de la ciudad es sin duda el Duomo (“duomo”, palabra italiana que indica la catedral principal de una ciudad), que siendo su simbolo suele aparecer en toda postal o libro turistico dedicado a Milán; se encuentra en la plaza principal y es una maravilla que une elementos de arquitectura gótica con elementos más bien nórdicos, debido a la interesante historia de invasiones post-románicas de la ciudad. Encima de esta grandiosa estructura, se encuentra la estatua de la Virgen conocida como “la Madonnina” (“la virgencita”) otro de los simbolos de la ciudad, que a pesar de su nombre mide 4 metros de altura. Si quieres visitar el Duomo, puedes hacerlo todos los días de 8:00 a 21:00 horas (menos en el mes de Octubre, donde el horario muda de 8:00 a 20:00) por el precio de 2 euros.

Otro de los monumentos más interesantes de la ciudad es claramente el “Castello Sforzesco”, imponente castillo que se encuentra en la Piazza Castello, así llamada en su honor.  Este castillo lleva 750 años formando parte de la historia de Milán, antes como fortaleza militar (es, hasta el día de hoy, uno de los castillos más grandes de Europa) y ahora como conjunto de museos; le debe su nombre a la familia Sforza, que durante años fue una de las más poderosas  e influyentes tanto en Milán cuanto en la politica italiana de la época medieval- renacentista. Si te apetece sumergirte en su interesante historia, el castillo abre a las 7 y cierra a las 18 en invierno, a las 19 en verano. Para ver los museos (¡que son muchos!), puedes hacerlo siempre de 9:00 a 17:30.  El precio de las entradas es de 3 euros (1,50€ con descuento).

Y, si sigues interesado en el arte e historia de Milán, no puedes perderte la pinacoteca de via Brera (que se encuentra en la calle con el mismo nombre), que desde 1776 acoge obras entre las más famosas al mundo (para darte algunos ejemplos, hospeda nombres como los de Raffaello, Caravaggio, Piero della Francesca…); y no querrás perderte la ocasión de ver desde cerca La última cena de Leonardo da Vinci, que se encuentra sigilosamente guardada en el monasterio de Santa Maria delle Grazie. Esta obra, conocida a nivel mundial por su increíble valor artístico, necesita de especiales cuidados: por lo tanto, pueden visitarla grupos de máximo 25 personas y durante un tiempo máximo de 15 minutos. La entrada es gratuita si tienes menos de 18 años, reducida si eres ciudadano europeo y tienes entre 18 y 25 años (3,50€), y vale 6,50€  como precio normal. Justamente por motivos de seguridad y cuidado de la obra, solo pocas personas por visita pueden acceder a ella; por lo tanto, ¡recuerda que es obligatorio reservar tu visita con antelación!

Que ver en Milán

Visitar la Basilica di Sant’Ambrogio, segunda por importancia solo al Duomo, o pasear al lado de los Navigli ( pequeños ríos que cruzan la ciudad), dar un paseo por el centro y ver el famoso Teatro della Scala o el Quadrilatero della Moda (4 calles, via Montenapoleone, via della Spiga, corso Venezia y via Manzoni, donde se encuentran las tiendas más caras y lujosas de la ciudad), o visitar la Galleria Vittorio Emanuele.  Esta galería, cuyas origénes en el siglo XIX se deben al deseo de la ciudad de parecerse cada vez más a las grandes capitales europeas, une Piazza Duomo (donde se encuentra, justamente, el Duomo) y Piazza della Scala (donde puedes encontrar el famoso teatro); en su interior puedes admirar la arquitectura, sentarte a tomar un café o visitar las muchas tiendas. Pero, ¡ojo! ¡Como en todo el centro de Milán, en la Galleria no encontrás nada que sea barato!

Y, si podemos darte unas últimas sugerencias, no te pierdas algunos de los platos típicos de Milán y de la región Lombardia en general; la cocina italiana, ya famosa por ser entre las mejores del mundo, merece la pena de ser explorada en toda su variación regional. Así que disfruta de un risotto alla milanese (el famoso risotto color amarillo, debido al azafrán), de una “busecca” (plato a base de mondongo), y de la famosa cotoletta alla milanese (chuleta de ternera tradicionalmente fritas en mantequilla, pero que al día de hoy se encuentra en la más saludable versión con aceite de olvia o de girasol). Y claro, no te olvides de los quesos: stracchino, gorgonzola, mascarpone solo son algunos de los productos lácteos que hacen la cocina milanesa tan increíble. Si te pasas por Milán durante Navidad o Semana Santa, no te olvides de probar sus panettoni y colombe (pandulces especiales dedicados a estas fiestas, la colomba así llamada por su forma de paloma).

Moverse en Milán

Sin duda, si quieres disfrutar de Milan, el transporte más barato y saludable son por supuesto vuestras piernas. Se puede dar la vuelta a la ciudad rápidamente a pie, por lo meno el centro, equipados con un mapa detallado y buena gana. Es cierto que si el tiempo es su enemigo aquí vamos a explicaros las maneras más fáciles para llegar a vuestros destinos preferidos.

El tráfico es caótico en Milán por lo que es aconsejable el uso de transporte público. Para las personas mas audazes que quieran moverse en coche: para el pago de los aparcamientos están disponibles tarjetas de prepago electrónicas, billetes “Gratta e Sosta”, las maquinas “Parcometri” y el innovador Sosta Milano SMS.

Hay una acostumbre que podèis notar girando la ciudad: muchos coches son aparcados en las aceras. Aunque no sea legal y os puedan sancionar, es normalmente tolerado.

Si lo prefieres (y aconsejamos), puedes utilizar el transporte público que son baratos, frecuentes y punctuales. Todas las áreas de la ciudad están bien servidas y el billeto urbano es válido durante 90 minutos y sale € 1,50; el billete se puede obliterar varias veces en el transporte de superficie (tranvía y autobús), pero es valido solo para un viaje en el metro y en las líneas ferroviarias urbanas gestionadas por Trenord, incluyendo el “Passante” ferroviario. Los billetos no pueden ser adquiridos en los autobuses, pero son fácilmente disponibles en tiendas de tabaco, bares, quioscos y en las máquinas expendedoras.

También hay billetes turísticos como los billetes dìario (€ 4.50) válido por 24 horas a partir del momento de la obliteraciòn que le permite viajar libremente en toda la zona de la ciudad de Milán, sin limitaciones, también en las líneas ferroviarias urbanas gestionadas por Trenord, incluyendo el “Passante” ferroviario y los billetes de 2 días (€ 8,25), billetes válidos durante 48 horas a partir del momento de la obilteraciòn, como el anterior.

El transporte público se activa a partir de las seis de la mañana hasta la medianoche; para algunas partes de la ciudad también está el servicio de noche y, en los fin de semanas, hay un servicio de autobuses, que durante la noche, hace la misma ruta de la metropolitana. A partir de este año se puede comprar un billete enviando un SMS al 48444 al coste de € 1,50. Recuerde que al coste del billete tienes que agregar el coste del envio del SMS, que varía en función de su operador telefonico. La cantidad total (entrada + SMS) se deduce directamente de su crédito telefónico. Y que se puede acceder en metro a travès del Código QR.

Las líneas de metro son cuatro:

Línea roja (M1): conecta los principales puntos de la ciudad como el recinto ferial, el estadio de San Siro, la Piazza del Duomo, Corso Buenos Aires, la estación de tren de Cadorna Milán, Piazzale Loreto.

Línea Verde (M2): es la línea que sirve a las principales estaciones de tren como Milán Lambrate, la Stazione Centrale, Porta Garibaldi, Milán Cadorna, (donde hay conexiones al aeropuerto de Malpensa) y Porta Genova. En esta línea hay la parada de la basílica románica de San Ambrosio hasta el Foro de Assago.

Línea Amarilla (M3): conecta los principales lugares del centro como la Piazza del Duomo, el centro para ir de compras Via Montenapoleone y Piazza San Babila, fuera de la cual hay la parada de los transportes de superficie para ir al aeropuerto de Linate

Línea Morada (M5): esta linea es nueva y connecta Bignami (milano Nord) al estadio de San Siro.

Para los amantes del turísmo deportivo, Milán ofrece un buen servicio de intercambio de bicicletas con 200 estaciones y 3.650 bicicletas a su disposición. Hay que decir que no hay muchos carriles de bici pero los que hay son seguros.

Si optas por moverse en taxi la ciudad de Milán ofrece un servicio que le permitirá elegir la parada de taxis mas cerca de ti, llamando al 84814781.

Ocio en MiIán

Milán es una ciudad cosmopolita, que destaca principalmente por ser el foco fashion de todos los diseñadores del mundo. Pero, ¿qué tal su vida nocturna? Pues toda una pasada. Hay fiesta para todas las edades y gustos. En primer lugar, hay que destacar las zonas de más ambiente, y esas son: ‘Naviglio Grande‘, con sus magníficos canales, el barrio de Brera o el ‘Corso Como’.

Comencemos con la zona de Naviglio, “la Venecia del milanesado”. Es el lugar perfecto para dar un paseo a pie o en vaporetto, ya que el canal es suficientemente ancho para que los turistas disfruten de la visita en barco. Uno de los restaurantes más famosos, tanto por su calidad como por sus vistas, es el ‘Café-Bar de Luca e Andrea’ (ubicado en Alzaia Naviglio Grande, 34). Aunque para tomar un aperitivo, una de las costumbres más antiguas de la ciudad de la moda, no hay mejor elección que el ‘Yguana’ (Via Papa Gregorio XIV, 16), conocido por sus cócteles, su increíble buffet y su exótica decoración. Además, está cerca de la Basílica de San Lorenzo, que es la iglesia más antigua de Milán y no tiene desperdicio.

Una vez visitada la Galería o Pinacoteca de Brera, que es el primer museo de Milán en importancia (por tener una de las mejores selecciones de imágenes antiguas y modernas), nada mejor que pararse a conocer el ‘Bar Brera’. Destacado tanto por su happy hour como por su deliciosa pizza artesana. Callejeando un poco, por el barrio bohemio por excelencia, encontraréis ‘L´Osteria di Brera’ (Via Fiori Chiaria, 8), dónde preparan un risotto con trufa para chuparse los dedos.

Para lo último dejamos el Corso Como, que es el barrio más marchoso de Milán, por ser dónde se sitúan las principales discotecas. No podemos obviar uno de los lugares más cool de la ciudad: el ‘Hollywood Rythmoteque’, en pleno Corso Como, 15, dónde se dan cita las personalidades más internacionales. Por lo que es muy frecuente encontrarse con modelos, políticos o futbolistas del momento. Si os apetece un plan más relajado, como escuchar música en vivo, os recomendamos el ‘Tangram’, ubicado en la Vía Pezzoti, 52. Aunque, si lo que queréis es bailar, el mejor sitio es la ‘Discoteca Karma Club & Restaurant’ (en la Vía Fabio Massimo, 36), porque cuenta con cinco salas de baile con distintos ambientes, y jardines tenuemente iluminados para disfrutar de una velada romántica.

Queremos indicar cuáles son los restaurantes, pubs y discotecas típicos de la noches milanesa. Aunque queda mucho por descubrir y eso sólo lo podéis hacer vosotros mismos viajando a la ciudad del diseño. Os esperamos en futuras entregas de nuestros viajes digitales. Arrivederci!

Gastronomía de MiIán

La cocina italiana es mundialmente conocida por dos de sus platos más universales: la pasta y la pizza. Pero, lo cierto es que en Italia, y más concretamente en Milán, hay exquisiteces que, aunque pasen más desapercibidas por la globalización gastronómica, no tienen desperdicio para el paladar. En nuestra humilde opinión, no hay nada más típico que degustar como entrante, o como dicen ellos, antipasto, una ligera ensalada caprese o un delicado carpaccio. Para después seguir, como plato principal o primo plato , con un delicioso ossobuco o una cotoletta (el conocido escalope), ambos preparados alla milanese, acompañados del famoso risotto. Evidentemente, todo esto sabe mejor maridado con un excelente vino tinto de la región, como por ejemplo un Buttafuoco. Y para terminar, nada mejor que un panettone, que es la típica torta milanesa (que se suele tomar en Navidad) sin olvidarnos de pedir un fresquito limoncello, para bajar la comida. Este es un menú estandar para conocer la cocina tradicional milanesa, aunque existen muchos platos curiosos como: la buseca, que son los callos milaneses; los ñoquis o el arancini, que son unas croquetas de arroz.

De todas formas, la mejor manera de conocer la gastronomía milanesa es visitando alguno de sus restaurantes estrella. Por ejemplo, un lugar imprescindible para cualquier turista es la Galería de Victor Manuel III o el ‘salón de Milán’ como lo denominan los locales. Dentro de este histórico centro comercial os recomendamos “Galleria”, considerado como uno de los mejores de toda la cuidad. Un restaurante más íntimo, pero con cocina típica de la región es el “Taglieri e Bicchieri”, que se encuentra cerca de la Basílica de San Simpliciano. También os damos a conocer otro, el “Restaurante Prentesi” que ofrece una decoración más moderna y minimalista, aunque está un poco escondido, cerca del Planetario. Pero tiene mucho encanto: una preciosa terraza alumbrada por el sol otoñal, pero resguardado del frío gracias a la cristalera. Y por último, ¡cómo no! una gelateria nueva, que se encuentra cerca de la estación de metro “Porta Romana” y que se llama “Gelatería Apuà”. Tras este delicioso e interesante recorrido gastronómico por una Milán ligeramente desconocida, les dejamos con ganas de más para que nos sigan leyendo en los próximos artículos sobre estas tierras.

 

CÓMO LLEGAR A MILAN EN AVIÓN

Se puede llegar a Milano desde tres aeropuertos: Milan Linate, Milán Malpensa y Orio al Serio en Bérgamo. Los enlaces aeropuerto-ciudad mas baratos se pueden hacer con las líneas de autobús ATM o utilizando los autobúses desde la Estación Central de trenes.

El aeropuerto internacional de Linate está a menos de 12 km del centro de la ciudad; para entrar en la ciudad se puede viajar en taxi o en autobús ATM ( línea 73 ) con salidas cada 10 minutos desde la zona de llegadas del terminal del aeropuerto y con parada final en Piazza San Babila, 2 minutos desde la Piazza del Duomo, en pleno centro. El servicio está disponible de las 6:05 de la manana a las 00:55 de la noche.

El aeropuerto de Malpensa se encuentra a unos 50 km de Milán, en la provincia de Varese. Para moverse entre los dos terminales del aeropuerto la compañía de gestión del aeropuerto (SEA) proporciona 24 horas 24 un transporte gratuito que sale cada quince minutos.

Para llegar a Milán hay taxis o autobús (Malpensa Shuttle) hasta la estación central, hasta la Piazza Cadorna (donde se cruzan la línea roja M1 y M2 línea verde de metro), hasta el aeropuerto de Linate.

El Malpensa Express es un tren que conecta el Terminal 1 del aeropuerto, con Piazza Cadorna y también hace paradas en Milano Bovisa, Saronno y Busto Arsizio. Las salidas son cada media hora y el viaje dura unos 40 minutos.

Ultima opciòn, un poquito mas complicada, es tomar un autobús desde las terminales 1 y 2 hasta la estación de tren de Gallarate y desde allí aprovechar de los trenes de Trenitalia.

El aeropuerto internacional de Orio al Serio está cerca de Bérgamo a unos 45 km de Milán. Las conexiones con Milán están garantizados por mas de treinta autobúses de las companias  Locatelli y Autostrade. Ambos ofrecen un servicio de transporte disponible desde la 04 a.m. hasta las 23:30 pm. Desde y hacia la estación central de Milán hay salidas cada media hora y el viaje tarda una hora.

Otra opcion es coger un tren desde Milan hasta Bergamo y luego, desde la estación de tren de Bérgamo hay un autobús de la ATB, de las 05,18 hasta medianoche que llega al aeropuerto internacional de Orio al Serio en diez minutos.

 

CÓMO LLEGAR A MILAN EN TREN

En Milan hay tres estaciones de tren mas importantes:

La Estación Central se encuentra en la Piazza Duca d’Aosta. Aquì podèis incontrar todos tipos de transporte público (de superficie y la línea verde de metro M2).

Desde la Estaciòn Garibaldi, en Piazza Sigmund Freud, tambièn se puede llegar a la línea verde M2 ​​de metro y hay paradas de autobús y del “Passante” de Milan (tren suburbano que cruza la ciudad de noroeste a sur-este).

La Estación de Piazza Cadorna, situada en la plaza con el mismo nombre, es la estaciòn de las llegadas y salidas del Ferrocarril del Norte, que une Milán y los suburbios del norte con Varese, Como, Novara y con Brescia, el lago de Iseo y Edolo y el Aeropuerto de Malpensa.

 

CÓMO LLEGAR A MILAN EN COCHES Y MOTOS

Milán es el principal nodo de las carreteras del norte de Italia. En la circunvalación que rodea la ciudad convergen la A4 Turín-Venecia, la A1 Milán-Nápoles, la A7 Milán-Génova, la A8 Milán-Varese. Cogendo esta ultima carretera se puede llegar a Lago Maggiore y el Lago de Como, y continuar hasta la Suiza.

En el centro de la ciudad hay tres carreteras de circunvalación concéntricos: el anillo de canales, el anillo interior y la carretera de circunvalación exterior.

Las tangenciales este y oeste son particularmente traficada por las mañanas y por las tardes, mientras que en otros momentos del día el tráfico es mas suave.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta