Buckingham Palace

Podrá sonar banal, pero hay que confesarnos a nosotros mismos que si pensamos en la ciudad de Londres lo primero que se nos ocurre es (después del Big Ben y de la lluvia) el más que conocido Buckingham Palace, con sus 775 habitaciones, 52 dormitorios, 19 salas de estado y 78 cuartos de baño.

Este monumento, que es actualmente uno de los más visitados de la ciudad, nos fascina por varias razones: será porque es el hogar oficial de la Reina Elizabeth II, será porque ahí puede apreciarse el famoso cambio de la guardia, será porque ir a Londres y no sacarse una foto con él es como ir a Madrid y no pasar por la Puerta del Sol, pero algo cierto es que hay mucho que no sabemos sobre este antiguo edificio de la monarquía inglesa.

 

Historia de Buckingham Palace

Un pequeño ejemplo: ¿cuántos sabían que el sitio donde actualmente se encuentra Buckingham Palace fue pensado en orgine como jardín para criar gusanos de seda? Efectivamente, el rey James I (1603- 1625) quiso usar ese espacio para plantar moreras y empezar la producción de seda en el Reino Unido, con la esperanza que se convirtiera en un comercio éxitoso y sobretodo local (la seda se producía básicamente solo en Oriente y por eso resultaba ser extremadamente cara). La casualidad hizo que eligiera el tipo equivocado de morera; los gusanos nunca pudieron criarse y la producción de seda en Inglaterra no tuvo el éxito esperado.

La historia de Buckingham Palace volvió a cruzarse con la de la familia real después de casi dos siglos, cuando el rey George III lo compró como casa familiar para regalarselo a su mujer Charlotte; de hecho el edificio se encontraba cerca del antiguo palacio de St. James, que en esos tiempos era la residencia oficial y pública de los reyes, resultaba bastante cómodo de usar y de paso suficientemente amplio.

Bueno, suficientemente amplio… no coincidiría con eso el hijo de George y Charlotte, rey George IV, quien después de su coronación decidió ampliar aún más el edificio con un “pequeño” budget de 450000 £; ironicamente, después de haber gastado tanto, falleció antes de poder concretamente vivir en Buckingham Palace. Su hermano, rey William IV, ofreció el palacio como casa del Parlamento después que el incendio de 1834 destruyera la anterior; pero el Parlamento rechazó cordialmente la propuesta.

Después de tantas travesías, la primera en establecer efectivamente su residencia en Buckingham Palace fue la reina más famosa de Inglaterra, Victoria. Tres semanas después de su coronación, en 1837, la nueva reina decidió mudarse al antiguo palacio y de paso enfrentarse a los problemas que eso conllevaba al no haberse usado nunca como residencia oficial. Uno entre los muchos, la ausencia de una guardería; si eres una reina recién casada (la boda de Victoria y Albert fue en 1840) y con muchas ganas de donar herederos a tu país, necesitas considerar este tipo de dificultad técnica. Por lo tanto, después de casarse Victoria y Albert se ocuparon de ampliar otra vez el palacio y añadir todo tipo de comodidad que pudiese hacer falta en su cada vez más grande familia (para los curiosos: de hecho la pareja terminó teniendo nueve hijos).

No obstante las tantas mejorías subidas, a finales del siglo IXX Buckingham Palace emepezaba a padecer el deterioramento del tiempo: su apariencia, como la conocemos hoy, se debe a la rápidisima y genial restructuración que se le dio justo antes que estallara la primera guerra mundial. El proyecto se estrenó en 12 meses y los trabajos se llevarn a cabo en tan solo 13 semanas (!!). La fachada que ahora vemos tan blanca y brillante sorprendió mucho a la población de Londres: estaban acostumbrados a verla negra de contaminación y descuido. El patio tan famoso, donde todos los días a las 11:30 de la mañana ( a días alternos en otoño-invierno) podemos observar el  cambio de la guardia, es de hecho muy reciente (1911); ¡tan solo pensar en eso nos dice que hasta ese entonces Buckingham Palace se veía muy diferente!
¿Alguna curiosidad más?

En 1914 Buckingham Palace fue el centro de la campaña de las sufragistas, quienes trataron de romper la reja del edificio para presentar frente al rey su petición “A vote for women” (“un voto para las mujeres”).

Además, este palacio fue objeto de interesantes aventuras médicas: por ejemplo vio nacer a muchos miembros de la familia real, ya que Elizabeth II, actual reina, eligió este sitio para dar a la luz sus hijos. Pero algo que muchos no saben es que el rey Edward VII, abuelo de la actual reina, subió en Buckingham Palace la delicada cirurgía que salvó su vida. El rey padecía peritonitis: en un momento su enfermedad empeoró tanto que los médicos reales se vieron obligados a operarlo de inmediato, y tuvieron que hacerlo en el mismo palacio, al no haber tiempo para trasladarlo a un hospital. Sorprendentemente por aquella época, la operación tuvo éxito y el rey salió del quirófano improvisado con vida y con un poco más de salud.
¿Te han dado ganas de visitar Buckingham Palace? Bien, entonces seguirás el ejemplo de personalidades como Mozart, Dickens, JF Kennedy, Gandhi, Neil Armstrong y Nelson Mandela, para nombrar algunos de los personajes que visitaron el Palacio en los últimos 300 años.

Para cualquier curiosidad que tengas sobre lo que pasa en Buckingham Palace puedes echar un vistazo a la página oficial de la monarquía inglesa: www.royal.gov.uk
¿Qué más podemos agregar? ¡No desaproveches la ocasión!

  • Horario:Lastimosamente, el edificio más famoso de Inglaterra puede ser visitado únicamente en algunos periodos del año (es decir cuando la reina Elizabeth se encuentra en la residencia de verano):

    A partir del 25 de Julio y hasta el 27 de Septiembre.
    Horario de 25 de Julio a 30 de Agosto: 8:30h  – 19:30h
    Horario de 1 a 27 de Septiembre: 9:30h – 18:30h
    Cada visita dura alrededor de dos horas.

  • Precio:Entrar al Buckingham Palace y las 19 salas de estado:
    Adultos: 18,50£
    Estudiantes y mayores de 60 años: 16,90£
    Menores de 17 años e inválidos: 10,60£
    Menores de 5 años: gratis
  • Localizacion:London SW1A 1AA, Reino Unido
  • Como llegar:En tren: Estación de Londres Victoria.
    En metro: Estaciones Victoria, Green Park y Hyde Park Corner.
    En autobús: Los números 11, 211, C1 y C10 paran en la calle del palacio.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta