Comprar en Marrakech

Además de ser una ciudad muy rica culturalmente, Marrakech es uno de los centros comerciales más importantes del país. El regateo y las zonas exclusivas para los puestos de vendedores separados por el tipo de venta que realizan es sin duda una de las cosas más características de esta ciudad y prácticamente de todo Marruecos.

Al salir de compras en Marrakech es muy importante ser paciente y perseverante puesto que la cantidad de personas que visitan los mercados diariamente, sobre todo El Zoco, es de gran numerosidad. También es importante saber regatear, un concepto que a los marroquíes les encanta, más allá de que tengas el dinero para pagar lo que te piden.
La ciudad se encuentra llena de puestos generalmente ubicados en la zona llamada El Zocoque ofrecen cualquier cosa que se te pueda llegar a ocurrir, desde vestimentas, a alimentos, souvenires, accesorios y elementos gastronómicos. Todo siempre manteniendo la esencia marroquí.

Tratándose de especias, alimentos, y productos gastronómicos es fundamental saber que las especias que podemos encontrar en la ciudad harán de los platos realmente una delicia gracias a sus sabores y sobre todo a los colores, una de las características más singulares de los platos de esta zona. Los dulces, tienen la particularidad de estar realizados finamente con miel y almendras, con lo que come cada uno de ellos despacio. Puedes comprarlos por unidad en el propio Zoco para probar distintas variedades y así tener una idea general de los dulces de la ciudad. Por último el té de menta es el más comerciado de la zona debido al sabor que presenta y el aroma que tiene pues bien sabrás que en todos lados se bebe este tipo de té tan característico en todo Marruecos.

En el caso de las artesanías, es importante recalcar un valor fundamental de las mismas: son todas confeccionadas en la ciudad de Marrakech. Si eres valiente y te interesa saber un poco más sobre esto, puedes acercarte a los talleres donde se realizan las artesanías y también el cuero, uno de los productos principales de Marruecos. Con él se realizan todo tipo de accesorios como zapatos, bolsos, chaquetas y todo aquello que te puedas imaginar con este material.  Del mismo modo podremos encontrar preciosos tejidos de los más llamativos con colores. Entre las piezas se destacan las chilabas, las alfombras y los tapices. La cantidad de puestos ambulantes en El Zoco de venta de cada uno de estos productos es muy grande, con lo que la oferta te puede llegar a marear. Ten en cuenta que los vendedores marroquíes son muy insistente con lo que si sólo estás mirando déjalo en claro desde el inicio.

El Zoco de Marrakech está dividido por tipo de productos que venden. Por eso, lo mejor es que te hagas un mapa para poder saber en qué parte de toda la zona de El Zoco se encuentran esos puestos de venta de lo que quieres. Tómate el tiempo que necesites, porque El Zoco no sólo es el hecho de comprar, sino toda una experiencia el vivir y el ver la cultura desde adentro.
No olvides la importancia que tiene el hecho de regatear en todo momento. Del precio que te digan en primera instancia tienes que calcular la tercera parte, el cual es el precio que deberás pagar por ese objeto. Mostrar un poco de desinterés hará que el vendedor vaya a por ti y empiece a bajar más el precio aún. Los vendedores de Marrakech son muy inteligentes y amables. No te extrañe que de un momento a otro te encuentres dentro de su tienda bebiendo una taza de té y enseñándote otro tipo de productos para que compres.

Aprende a regatear en Marruecos

Regatear en Marruecos
Regatear en Marruecos

Siendo Marruecos un país comercial por excelencia, lo mejor a la hora de visitar el lugar es tener en cuenta algunos trucos al momento del regateo para poder llevarnos los mejores objetos, telares, piezas de cuero, souvenires, productos gastronómicos o lo que realmente deseemos a un precio accesible. En tu próxima visita a Marrakech o a cualquier otra ciudad de Marruecos, debes sacar tus dotes de comerciante porque el regateo estará presente en todas partes.

La técnica base que siempre se emplea es, primero preguntar el precio de lo que estemos interesados en comprar o al sitio donde queremos ir a comer. Una vez que el vendedor o incluso el taxista, nos diga el precio, entonces, lo mejor es demostrar un poco de desinterés por el asunto o pieza principal para que de esta manera el vendedor  empiece a bajar el precio.
Si lo que estás es queriendo comprar un producto, una buena técnica es mostrar un poco de desinterés por ese producto cuando te dice el precio y mostrar interés en otra cosa diferente para luego volver al primer producto. De esta forma, el vendedor comprenderá que tu interés está en ese producto y no en otro y empezará a preguntarte cuánto le quieres ofrecer.
Es importante que te muestres simpático y amable en todo momento. Los comerciantes marroquís suelen tener siempre buen humor y están predispuesto al regateo y al intercambio. No son tontos, por tanto no debes subestimarlos, ellos sabrán notar claramente lo que tú estás buscando. Es más, si no regateas, pueden hasta verlo casi como un insulto.

Sin embargo, no puedes solamente valerte de este procedimiento para conseguir los mejores precios. Por tanto a la hora de comerciar, nunca olvides estos pequeños consejos para llevarte todo lo mejor al precio que realmente quieres pagar.

1º: No ofrecer un precio, pedirlo.

a veces al ofrecer un precio, valoramos con nuestra escala de valores y por tanto llegamos a ofrecer mucho más de lo que vale y los vendedores no se quedarán atrás en la propuesta, así que siempre pide el precio y jamás seas el primero en ofrecer.

2º: Decir siempre que eres España.

Los árabes saben con quienes tienen que hacer negocios, por tanto no será lo mismo el precio para europeos del norte u americanos que para los europeos sureños. Si dices que perteneces a España constantemente serás beneficiado en cuestión de precios.

3º: Dividir el precio en tres.

Una vez que hayas dicho que eres español, y te hayan establecido un precio, el mismo divídelo en tres. Ahora sí vas a tener que decirle tu propuesta al vendedor que seguramente se oponga pero tú tienes que quedarte inmutable y seguro ante lo que has ofrecido. Verás que a los pocos minutos razonará y entablará una amistad entre marroquí y español.

4º: Utiliza el actor que hay en ti.

Si ya has hecho el cálculo anteriormente ahora tan sólo tienes que hacer una pequeña escena en donde le digas al vendedor que la misma pieza te la han ofrecido en otro zoco a 30 dirhams menos. La diferencia está en la calidad de atención que han tenido hacia ti, y que por tanto desearías comprársela a él. Claro que tienes que mostrarte amistoso pero seguro en tu postura, así podrás sacar un beneficio hasta de un 50% en la pieza.

5: Irse sin vacilar

Si ya has hecho todos los pasos anteriores y ninguno dio resultado, pues entonces todo lo que te queda es irte sin mirar atrás. Ten en cuenta que los vendedores saben distinguir muy bien cuan interesada está una persona en una pieza, por tanto notarán si realmente vas a irte o no, o si vas a volver luego. Si lo haces de esta forma, es muy probable que el vendedor corra detrás de ti para negociar un precio. Si esto no sucede, entonces debes quedarte tranquilo de que podrás negociar en otro lado a un menor precio.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta