Curtidores de pieles en Marrakech

Cualquier lugar que visite un viajero, sabrá que se caracterizará por algo. En Marrakechexisten unas zonas muy famosas llamadas curtidoras. Si alguna vez te preguntaste por qué los productos de cuero son tan baratos en esta ciudad y en este país, aquí está la respuesta.

Los curtidores o también llamadas Tanneries son talleres en donde sus habitantes se dedican a trabajar las pieles y el cuero.
Se lamenta que hoy en día sea poca cantidad de la población que se dedique a la antigua tarea de prácticas de técnicas con pieles y cueros. Al faltar entusiasmo la tradición se va perdiendo y por lo tanto lo único que queda es el olor en el ambiente y la característica arquitectónica del barrio. Marrakech era una ciudad que se destacaba por tener un tratamiento particular para preparar la lana y los cueros dado que seguían procedimientos muy antiguos de varios siglos pasados.
El barrio de los curtidores de cueros es una zona que se encuentra al este de la medina de Marrakech. Su trabajo es muy arduo y realizado en condiciones de sanidad bastante precarias. Entre las pieles más trabajadas se encuentran aquellas de camello, oveja, cabra y vaca.

El tratamiento que se les da es a través de una técnica en la que se las mantiene en cubos de piedras con cal durante un período de tiempo para que se les quite el pelo sin dañar su textura. Luego se los somete a otro tratamiento muy oloroso, de un compuesto natural especial de orina con excremento de paloma donde pasan varias semanas. Una vez allí, los más jóvenes ayudan con sus pies descalzos a pisotear y ablandar las pieles.

Además de la experiencia con pieles, también en el mismo sitio se encuentra un apartado para la confección de telas y alfombras tradicionales. Las técnicas son antiguas, ya que no se utiliza ningún tipo de máquina, sino que se van sumergiendo los telares en cubos y así tiñen según las tonalidades que desean. Para ello hacen uso de especias como la amanda para el verde, amapola para el rojo, y azafrán para el amarillo. Ninguna de las tinturas que utilizan son de origen artificial algo que demuestra el trabajo y la calidad de los telares y el llamativo color que consiguen con este efecto. Para su secado las lanas simplemente son colgadas, y luego los artesanos pasarán a recogerlas para realizar sus piezas.

Conocer los curtidores de pieles no es algo que esté actualmente explotado para el turismo general de Marrakech ya que por las condiciones no es un lugar apropiado. A pesar de ello, hay muchos visitantes que por su interés en el método de desarrollo se lanzan en busca de estos curtidores. Llegar allí no es nada sencillo ya que por la geografía de la ciudad, seguir las indicaciones de un mapa es prácticamente imposible. Las calles van haciendo un zigzag extraño y se vuelven muy estrechas, algo que puede confundir a cualquier persona. Seguramente durante el camino te encontrarás con niños que te quieran enseñar el lugar. Tienes que tener cuidado de que no te engañen ni te lleven por un lugar que no debes ir.

Además de ello, antes de sacar fotografías o de recorrer los curtidores de pieles, los “dueños” del lugar deben permitirte estar allí. Si tienes suerte, se ofrecerán a realizarte ellos mismos un tour. Para que no te afecte tanto el olor, te darán un poco de hierbas que las tendrás que usar como mascarilla.

En definitiva, los curtidores de pieles en Marrakech son interesantes para aquellos que realmente tengan una curiosidad especial por la forma en que se realiza el cuero en esta ciudad.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta