Palacio Badi

Entre el interés cultural e histórico que genera la ciudad de Marrakech gracias a sus diferentes edificios y monumentos, podemos encontrar el Palacio Badi, nombre que significa “el incomparable”, un lugar que no puedes dejar de visitar en tu viaje a Marrakech.

Construido por el sultán Ahmed al-Mansur “Ed-Dahbi” (el dorado) unos meses después de ser el vencedor de las tropas portuguesas en la Batalla de los Tres Reyes en los años 1578, este palacio tenía la finalidad de ser el espacio que albergaría a las grandes figuras reales que decidieran hacer una visita u hospedarse en la ciudad de Marrakech.
Fue una obra que tardó muchos años en construirse, iniciándose en el 1578 hasta 1594, casi 20 años de obra, que terminaron por culminarse detalladamente en el año 1603.
El lugar cuenta con grandes pabellones que rodean un patio central: EL Pabellón Verde, El Pabellón Heliotropo, El Pabellón de Audiencias y El pabellón de Cristal. Junto a estos espacios se albergan también 360 habitaciones. El patio tiene una medida extremadamente grande llegando a los 135 metros por 110 metros en donde como elemento decorativo, encontrarás una gran fuente de agua.

La decoración del Palacio Badi, es uno de los principales focos en la decoración de Marrakech ya que cuenta con materiales muy diversos y abundantes que denotan la riqueza del lugar. Entre ellos los que se pueden encontrar destacan el oro traído especialmente de Sudán después de la conquista de Al-Mansur, el ónix y el jaspe.
Las piezas arquitectónicas también eran de materiales ricos, entre los que se destacan las comunas de mármol de carrara, conociéndose la historia de que el sultán habría hecho algún tipo de trueque por un peso equivalente en caña de azúcar con comerciantes italianos. Gracias a ello los habitantes actuales y de esa época pueden fundamentar que este sultán era capaz de convertir las toneladas de caña de azúcar en mármol.
Para su construcción fue necesaria la colaboración de artesanos y artistas prestigiosos de todos los lugares cercanos que se quedaron trabajando hasta finalizar la construcción. Una de las piezas más destacadas del lugar y construidas por estas personas son los cielorrasos de estucos y maderas que eran talladas con mucho detalle.
Hoy en día esta forma arquitectónica no cuenta con sus materiales originales ya se fueron estropeando con el paso del tiempo. Sin embargo el visitante puede conocer parte de sus muros y esculturas en piedra. El cambio de materiales reales se debe no sólo al deterioro sino a que cuando hubo un cambio de dinastía y asume al poder el sultán Moulay Smail se decide borrar de la ciudad todo monumento y edifico de la dinastía anterior, llegando a salvarse solamente las tumbas saadíes.

A pesar de ello hay muchos que creen que todo esto sucedió por un “maleficio”. La leyenda cuenta que en una de sus visitas al palacio, el sultán le pregunta a su invitado vidente qué piensa acerca del hermoso lugar, y el destinatario responde que cuando sea demolido no será más que un montón de piedras. Ante el susto de la creencia el sultán termina por condenar al vidente.

Si estás por Marrakech y deseas visitar el Palacio Badi, debes saber que los horarios de diarios incluido los domingos y festivos es desde las 10:00 hs. hasta las 20:00 horas de abril a septiembre. Durante los meses de octubre a marzo sólo estará abierto de 10:00 hs hasta las 18:00 hs.
La entrada tiene un costo de 20 dirhams que incluye la vista al minbar de la Koutoubia.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta