San Petersburgo

 

Historia, cultura y arte son las palabras que resumen la magia de la segunda ciudad más importante de Rusia. Sin duda, se ha convertido con el paso del tiempo en uno de los principales destinos de los ciudadanos, en una verdadera “capital turística”.

Fue construida y planificada por diferentes arquitectos europeos que el propio zar invitaba a la ciudad para así traer poco a poco los encantos del resto de Europa. Por este motivo, San Petersburgo tiene influencia francesa, holandesa e italiana, convirtiendo su centro histórico en Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1990.

PaísRusia
IdiomaRuso
MonedaRublo
Medios de transporteTrolebús o autobús, metro, taxi y marshrutka
Web página oficial turismohttp://www.san-petersburgo.com

 

Cómo llegar del puerto al centro de la ciudad

A pesar de que algunos turistas prefieren ir  al centro en taxi, consideramos que el transporte más económico y cómodo para trasladarte del puerto al centro histórico de San Petersburgo es el autobús público de enlace número 158. El motivo principal es el problema con el idioma, ya que suele dificultar la situación y el turista no sabrá cómo explicarle al taxista que quiere trasladarse al centro.

Por ello, el autobús es la mejor opción. Recoge a los pasajeros en la propia puerta de la terminal de cruceros cada media hora y los acerca a la estación de metro de Primorskaya y de vuelta. El viaje suele durar 20 minutos y cuesta 25 rublos/viaje.

En cuanto al horario que ofrece este medio de transporte, desde la Terminal 3, es bastante amplio: 06:52, 07:20, 07:48, 08:16, 08:44, 09:12, 09:40, 10:08, 10:36, 11:14, 12:01, 12:35, 13:03, 13:31, 13:59, 14:27, 14:55, 15:23, 15:54, 16:22, 16:50, 17:18, 17:46, 18:14, 18:42, 19:20, 20:07, 20:45, 21:13, 21:41, 22:09, 22:37, 23:05, 23:33, 00:01.

 

Cómo moverse en San Petersburgo

Metro, trolebús o autobús, taxi y marshrutka, son los principales medios de transporte que la ciudad rusa ofrece a sus turistas y ciudadanos desde las 06:00 h. hasta la medianoche.

Autobuses y trolebuses:

Sin duda, estos son los más asequibles. Ambos transportes recorren la avenida principal rusa, Nevski. Los trolebuses tienen cinco líneas (1, 7, 10, 11 y 22) y los autobuses tienen tres (7, 47 y 22). Las paradas se identifican con dos letras:              A y T.

En cuanto al precio, ambos cuestan 21 rublos. Los billetes no se compran de manera anticipada sino quae dentro de los transportes hay revisores que los venden. Por ello, es necesario llevar rublos y evitar la dificultad del cambio de moneda, ya que algunos no aceptan los euros u otras monedas.

Metro:

Si quieres vivir como un verdadero ruso, tienes que adentrarte en su medio de transporte de referencia, el metro. Sin duda, es el más profundo debido a su amplia profundidad (max. 110 metros), ya que pasa por debajo del río Neva. El billete cuesta 25 rublos. Si quieres visualizar los planos del metro, pincha aquí.

Taxi:

Se considera el medio de transporte menos utilizado en San Petersburgo.              Por este motivo, es muy difícil encontrarlos por las calles rusas. La mayoría de los ciudadanos los llaman por teléfono para concretar el tiempo de espera, la matrícula del taxi para poder identificarlo y el precio dependiendo del recorrido debido a que la mayoría de los taxis no tienen taxímetro.

Marhsrutka:

Medio de transporte intermediario entre el autobús y el taxi. Es una especie de furgoneta elegida principalmente por familias, ya que tiene doce plazas como máximo. Además, ofrece a los turistas o ciudadanos el mismo recorrido que hacen los autobuses rusos.  

En cuanto al precio, el billete cuesta entre 23 y 35 rublos, según el recorrido que prefiera el pasajero. Y se suele pagar al principio del trayecto, a pesar de que algunos conductores prefieren pedir el dinero al final del trayecto.

Qué comer en San Petersburgo

Los menús rusos suelen ser calóricos, ya que los ciudadanos necesitan tener más energía debido al clima. Se constituye por un primer plato que suele ser zakuski, es decir,  comida fría como la ensaladilla Olivier (plato típico de Rusia). Patatas, pollo,  pepinillos agridulces, alcaparras, huevos, guisantes, zanahorias, puerros, hojas de laurel y pimienta, son sus ingredientes primordiales.

Otro primer plato que suele ofrecer los menús rusos suele ser sopa como la Borsch que es la más típica. Patatas, costilla de cerdo, remolacha, cebolla de verdeo, zanahorias, manteca, apio, pimientos, tomates, ajo, repollo blanco, perejil y eneldo, son sus ingredientes principales.

Seguidamente, llegan los segundos platos: carne o pescado acompañado de su respectiva guarnición (verdura, pasta o grechka, es decir, trigo sarraceno). El shashlik es uno de los platos típicos de Rusia. Son brochetas de trozos de carne marinados en jugo de limón con cebolla combinado con pimientos, cebollas o tomates.

Para acabar esta comida fuerte y variada, los restaurantes ofrecen a sus clientes el postre acompañado de una taza de té o café, cuya condición es que tienen que tomárselo a la vez. El motivo principal de este requisito es que los rusos consideran que al no combinar el té o café con el postre, no lo disfrutarán de la misma manera.

Los postres que se ofrecen a los turistas o ciudadanos en Rusia son muy variados. Pero, sin duda, no puedes volver a casa sin probar el priánik, galleta que acompaña al té o café ruso.

Qué ver en San Petersburgo

San Petersburgo traslada a todos sus turistas al pasado como si estuviesen en una máquina del tiempo imaginaria. Pasear por las calles de esta ciudad rusa significa recordar toda la historia que habéis estudiado o que ha llegado a vuestros oídos de una forma o de otra. Pero, no solo eso sino que provoca en ellos un sentimiento de curiosidad por conocer un poquito más la ciudad y, poco a poco, perderse en sus encantos.

Si quieres adentrarte en su verdadera magia, no te puedes ir de San Petersburgo sin visitar los siguientes monumentos:

Museo del Hermitage:

Se encuentra en el Palacio de Invierno y se considera uno de los museos más grandes de Europa. El museo está dividido en seis edificios para así tener administrado de mejor manera su amplia colección de arte. El resto del complejo arquitectónico lo constituyen cinco edificios, entre los que destacan el Palacio Menshikov y el Edificio del Estado Mayor.

En cuanto a su horario, el museo abre los martes y de jueves a domingo desde las 10:30h. hasta las 18:00h. Y los miércoles abre desde las 10:30 hasta las 21:00h.

 

Las entradas generales cuestan 400 rublos y, para los estudiantes, la entrada es totalmente gratuita. Además, el primer jueves de cada mes el acceso al museo es gratuito.

Fortaleza de San Pedro y San Pablo

La duración estimada de la visita es de hora y media aproximadamente.               

Por un lado, en la Catedral de San Pedro y San Pablo, podrás ver la obra barroca del arquitecto Trezzini, las tumbas de mármol de la familia de los Romanovss      En cambio, por otro lado, en la Fortaleza de San Pedro y San Pablo, podrás conocer todos los emperadores del Imperio Ruso y los sucesos que provocaron el cambio de la historia rusa.

 

En cuanto a su horario, abre de lunes a domingo desde las 06:00h. hasta las 21:00h. Su precio depende si el turista quiere visitar el interior de la Fortaleza o de la Catedral. Por ello, se clasifican de la siguiente manera:

 

Precio de la Fortaleza de San Pedro y San PabloPrecio de la Catedral de San Pedro y San Pablo
Entrada general: 350 rublosEntrada general: 250 rublos
Entrada estudiantes: 180 rublosEntrada estudiantes: 130 rublos
Entrada jubilados: 130 rublosEntrada jubilados: 100 rublos

 

Catedral de San Issac:

Su construcción duró cuarenta años, desde 1818 hasta 1858, y su construcción estaba relacionada con la propia historia de la ciudad rusa. Esta catedral es la cuarta más grande del mundo y durante 60 años se consideraba la principal de Rusia. Cuando los turistas la visitan, se asombran tras comprobar los materiales que la conforman, ya que emplearon 43 tipos como granito, mármoles rusos, italianos y franceses, malaquita…Si acceden al tambor de la cúpula, podrán ver una hermosa panorámica de la ciudad.

En cuanto el horario, la catedral abre de jueves a lunes desde las 10:00h. hasta las 20:00h. A excepción del último lunes de cada mes que está cerrada. El precio se clasifica en: entrada general (250 rublos) y entrada a menores de 18 años (50 rublos).

Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada:

Sin duda, es una de las verdaderas maravillas que esconde San Petersburgo. Se construyó sobre el mismo lugar donde asesinaron al zar Alejandro II, junto a la avenida Nevski. La Iglesia está decorada con mosaicos y suelos de mármol, formando de esta manera una de las mayores colecciones de mosaicos monumentales de toda Europa.

La Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada está abierta de jueves a martes desde las 10:30h. hasta las 18:00h. Y el precio de la entrada depende de la edad del turista, al igual que ocurre en la Catedral de San Isaac. Por ello, la entrada general cuesta 250 rublos y la entrada a menores de 18 años cuesta 50 rublos.

 

Llévate un souvenir a casa para recordar la magia de San Petersburgo

Si quieres volver a tu casa con un objeto que te recuerde el encanto de esta ciudad rusa y los momentos que disfrutaste entre sus calles, las matrioshkas y los huevos de pascua son los souvenir más típicos de San Petersburgo.

Matrioshkas:

Estas muñecas se consideran el souvenir más demandado por los turistas debido a su originalidad. Son huecas, ya que dentro de la muñeca se encuentra otra, y dentro de esa muñeca otra, y así sucesivamente hasta un máximo de veinte.            

 La mayoría suelen tener siete o diez muñecas, pero depende del gusto de los turistas y pueden comprar matrioshkas que tengan hasta veinte. Debido a su múltiple solicitud, han fabricado matrioshkas diferentes como futbolistas o personajes de películas relevantes.

Huevos de Pascua:

En Rusia se fabrica ‘Huevos de Pascua’ de todo tipo de materiales desde oro y plata hasta madera y témpera. Este souvenir histórico recuerda a Peter Carl Fabergé, ya que hizo el primer huevo para regalárselo a la emperatriz María Fedorovna. Con el régimen comunista, la tradición de regalar esta joya a las mujeres, finalizó hasta mediados de los noventa cuando los turistas y ciudadanos empezaron a reclamarlo. Puedes encontrar este souvenir en cualquier tienda de la ciudad rusa, incluso, en la Terminal antes de salir del país para volver al barco, al igual que ocurre con las Matrioshkas y el resto de objetos de recuerdo.

Si tuviésemos que resumir en una línea lo que más nos gusta de esta ciudad, sin duda, sería el encanto de sus calles. En cambio, si tuviésemos que resumir lo que menos nos gusta sería la dificultad del cambio de moneda y el idioma. Para ello, no les recomendamos que cambien en los cajeros que hay en las calles principales, ya que muchas veces el idioma dificulta la operación. Lo más cómodo y  asequible es pagar con tarjeta de crédito y cambiar antes de llegar al país una pequeña cantidad de dinero en rublos para poder pagar los souvenirs, ya que en los comercios pequeños no admiten pagar con tarjeta de crédito.

¡No te lo pienses y viaja a San Petersburgo para disfrutar de su arte, cultura e historia!

Deja una respuesta