Agrigento

La ciudad de Agrigento, en el sudoeste de Sicilia, es una de las más bellas de la isla y está repleta de monumentos, iglesias, palacios y sitios de gran interés. Es conocida como la cuna de la magna Grecia por poseer los templos griegos mejor conservados de todo el mundo. Éstos se hallan en el interior del Parque arqueológico del Valle dei Templi, situado a las afueras del casco urbano sobre una colina rica de olivos centenarios y hermosos almendros. Los templos más importantes que comprende son el Templo de la Concordia, uno de los mejor conservados; el Templo de Hera, que conserva gran parte de sus columnas originales; y el Templo de Zeus, que se caracteriza por la presencia de un Atlante (estatua gigantesca con forma humana) y que es la copia del que se encuentra en el Museo Arqueológico Regional Pietro Griffo. Ésta es una de las principales atracciones de Agrigento después del Valle dei Templi que, con sus 18 salas, permitirá a sus visitantes sumergirse en el pasado tanto de la ciudad como de su provincia y de la de Caltanissetta, desde la prehistoria hasta la helenización. En las cercanías del museo se levanta la Iglesia de San Nicola, de estilo gótico-normando.

En el centro de la ciudad de Agrigento se podrán visitar otras muchas maravillas de la arquitectura, como por ejemplo la majestuosa Iglesia y Monasterio Cisterciense del Espíritu Santo, de estilo barroco. Las monjas que lo habitan venden varios dulces típicos que ellas mismas producen. Cerca de aquí se encuentra la bellísima Iglesia del Purgatorio, también conocida como de San Lorenzo, de estilo barroco, construída sobre las ruinas de una antigua iglesia medieval. En la Via San Francesco d’Assisi se levanta la Iglesia de San Francesco, también denominada Basilica dell’Immacolata Concezione, que se destaca por contener en su interior tumbas hechas en mármol con los restos de importantes nobles y clérigos.

En la Via Duomo se encuentra la Iglesia Santa Maria dei Greci, actual catedral de Agrigento que sustituye a la de San Gerlando, patrón de la ciudad, que se encuentra actualmente cerrada por graves problemas en su estructura. Santa Maria dei Greci fue construida sobre los cimientos de un templo dórico que, durante el dominio bizantino, antes de haber sido consagrada como centro de culto católico, fue catedral de rito griego-ortodoxo. A pocos pasos de aquí se halla el Museo Diocesano que expone colecciones que reflejan la historia de la Diócesis de Agrigento a partir de la evangelización, tras la dominación árabe.

A poco más de siete quilómetros se podrá también disfrutar del mar de Agrigento, con sus playas Kaos y San Leone. Esta última es la más frecuentada, ya que consta de playas larguísimas de arena fina y mar cristalino, con restaurantes y locales de moda. Sin embargo, si se prefiere visitar una playa mucho más característica, se podrá visitar la famosísima Scala dei Turchi en la población de Realmonte, que se encuentra a trece quilómetros de Agrigento. Es un bellísimo acantilado de piedra blanca, a forma de escalinata, que se alza enmedio de dos playas de arena fina y donde el mar adquiere diferentes tonalidades de azul.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta