Buceo en Sicilia

La isla de Sicilia se presenta como una de las metas ideales para todo aficionado al buceo, tanto por las numerosas variedades de especies marinas que habitan en sus costas como por los restos arqueológicos de las diferentes civilizaciones que han pasado por ella y que se hallan en el fondo de mar.

Entre los muchos lugares de Sicilia en los que se puede practicar este deporte, caben destacar los siguientes:

Ustica, isla que se halla enfrente de las costas de isla de Sicilia, está repleta de hermosas cuevas en las que se podrá contemplar su magnífica fauna y flora marina, muy parecida a la que se encuentra en los mares tropicales. La más característica es la denominada Grotta dei gamberi, con una profundidad máxima de 42 metros, repleta de una pequeña especie de gambas y cuyo fondo está recubierto de espirógrafos.

Lampedusa, en el archipiélago de las Pelagias, cuenta con numerosos puntos en los que poder practicar interesantes inmersiones: en las cercanías de la playa de los Conejos se encuentra sumergida una estatua denomina la Madonna del Mare y a cuyo alrededor se podrán observar estupendos fondos repletos de una infinidad de especies marinas, vegetales y animales; en la punta noroeste de la isla se encuentra la zona denominada Le Corna, en la que se podrán encontrar peces de gran tamaño; en Punta Cappellone, al norte, enmedio de un mar de color azul oscuro, se podrá bucear entre numerosas especies animales de diferentes tamaños llegando incluso a encontrar estupendas langostas a una profundidad de unos 40 metros; en la zona denominada Taccio Vecchio, también en el norte, se podrán realizar inmersiones menos profundas pero no menos interesantes ya que se encontrarán bellísimos peces de colores denominados peces loro, además de una peculiar cueva con forma de embudo en la que se encuentran salmonetes, cigalas y curiosas estrellas marinas; sobre la costa noreste, en el Capo Grecale, se podrá hacer una de las inmersiones más sugestivas de toda la isla ya que en este punto, en el que se alcanzan los 43 metros de profundidad, se encuentran varios peces de tamaño fuera de lo común como morenas y pulpos; al sureste se encuentra la zona denominada Punta Parrino, en la que se podrá observar una espléndida zona repleta de posidonia oceánica y se encontrarán espectaculares ejemplares de mero y de dentones que alcanzan 50 kg de peso; y para acabar, en el islote denominado Lampione, descendiendo a unos 60 metros de profundidad, podrán encontrarse estupendos tiburones grises.

Lipari, en el archipiélago de las Islas Eolias, con su límpido mar de color azul turquesa ofrece varios puntos excelentes para la práctica de buceo, entre los cuales se destaca Punta Castagna. Aquí se podrán recorrer maravillosos desfiladeros recubiertos de piedra pómez blanca, donde el reflejo de la luz crea estupendos efectos de color, encontrando durante el camino bellísimos espirógrafos, gorgonias marinas rojas, langostas, barracudas y enormes ejemplares de mero, entre otros.

Stromboli, en el archipiélago de las Islas Eolias, es un escenario único para una inmersión sin igual. En la Sciara di Fuoco, sobre las rocas de lava que se hallan sumergidas en el mar, se encuentran ángulos llenos de vida: esponjas marinas, corales anaranjados, anémonas tubo mediterráneas, anémonas de mar y gorgonias marinas rojas. Además, son numerosas las especies animales marinas que se pueden encontrar aquí, como por ejemplo meros, morenas, rombos y sepias.

Panarea, en el archipiélago de las Islas Eolias, cuenta con varias rocas que surgen a su alrededor y es frente a la conocida con el nombre de Lisca Bianca, que se encuentran los restos de un barco. En su interior se albergan varias especies de animales marinos como por ejemplo langostas, morenas, meros de enorme tamaño y estrellas de mar, además de una amplia área de posidonia.

Pantelleria, isla que se encuentra mucho más cerca de Túnez que de Sicilia, ofrece fondos marinos de una belleza espectacular. La primera meta obligada para los amantes del buceo que lleguen a la isla, es Punta Spadillo en la que contrastan las rocas negras externas con las blancas del fondo. Aquí se encuentran numerosas familias de peces loros, enormes meros, morenas, pulpos, y bancos de seriolas dumerili y dentones. El segundo punto preferido de todo buceador es la Cala Gadir, donde además de ofrecer una belleza natural increíble, cuenta con varios yacimientos arqueológicos que contienen restos de antiguos objetos datados entre el año 200 a.C. y el 200 d.C., de una parte de un barco púnico y de parte de un antiguo ancla que perteneció a un barco romano.

Favignana, en el archipiélago de las Islas Égadas, cuenta con un desfiladero submarino en la zona denominada Secca del Toro, punto que apasiona a todo amante de este deporte. El recorrido se realiza atravesando altas paredes y pasajes estrechos, pudiendo contemplar langostas, morenas y cangrejos, entre muchas otras especies marinas.
Marettimo, en el archipiélago de las Islas Égadas, cuenta con más de veinte puntos en los que poder efectuar estupendas inmersiones, pero entre todos destaca el conocido como la Cattedrale. Consiste en una cueva que tiene una serie de estalactitas y estalagmitas que le dan una forma que recuerda a la de una catedral gótica, y en cuyo interior habitan varios tipos de crustáceos.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta